Etiquetas

, , ,

J. Miguel Gíménez | 24/04/2016
El pasado 8 de marzo se cumplieron 65 años del inicio de la producción.
19-04-2016 | Juan Miguel Gíménez (dpagliarulo)

Andrew Quarterman nos muestra orgulloso su furgoneta Volskwagen T-1 de doble cabina y pick up de 1965 que compró en 2005 en Inglaterra, aunque la furgoneta no era original de ese país, sino de Austria, donde fue adquirida por el parque de bomberos del aeropuerto de Viena para labores contra incendio. Su color original era el naranja y llevaba todas las señales propias de un coche destinado a la extinción de incendios.

CAPITÁN DE YATE
Andrew, un capitán de yate de nacionalidad inglesa, se instaló en Mallorca en el año 2000 y aquí ha formado su familia junto a una azafata noruega; tiene dos hijos mallorquines y desde esa fecha ha instalado su base de operaciones en la Isla, aunque suele ir y venir mucho a causa de su trabajo.

Fue en 2005 cuando le surgió la oportunidad de hacerse con este vehículo y no lo dudó. Viajó hasta Inglaterra y desde allí la transportó hasta la Isla. Muchas horas de trabajo y mucho amor necesitó para ir trasformándola hasta convertirla en lo que es en la actualidad. Andrew es un gran enamorado de los clásicos de la marca alemana, tiene además un escarabajo de 1962 en muy buenas condiciones y está muy contento con los que tiene en la actualidad, pero asegura que su gran pasión son los coches americanos de los años cincuenta y sesenta, modelos míticos de Chevrolet, Buick o Ford, todos ellos, modelos que marcaron una época y que han llegado hasta nuestros días en buenas condiciones.

Es uno de los proyectos que quiere emprender en un futuro no muy lejano cuando el trabajo se lo permita, porque para él supone un reto apasionante poder reconstruir paso a paso un coche de esa época que marcó un hito para millones de personas dentro y fuera de Estados Unidos.

Sobre el trabajo de restauración de esta T-1, Andrew explica que se implicó personalmente en él para ir dándole forma a lo que quería que fuera el vehículo, aunque contó con la ayuda de un mecánico profesional. Fueron muchas horas, pero el resultado terminó valiendo la pena.

65 ANIVERSARIO
El pasado 8 de marzo se celebró el 65 aniversario del inicio de la producción de la furgoneta más mítica de todos los tiempos: la Volkswagen T1. Los primeros prototipos de la T1 conocidos empezaron a rodar en marzo de 1949 y en noviembre de ese mismo año el entonces máximo responsable de Volkswagen, el alemán Heinrich Nordhoff, la presentó a la prensa especializada. Sin embargo, la gran presentación internacional del modelo se llevó a cabo en el Salón de Ginebra de 1950.

Inicialmente la producción de la T1 se limitaba a 10 unidades diarias; no obstante, la demanda creció tanto que en 1955 se construyó en Hannover una nueva planta dedicada única y exclusivamente a este modelo. En 12 años se superó el millón de unidades producidas. Aunque las principales versiones del catálogo eran VW-Kombi o pasajeros, Achtsitzer u 8 plazas y Lieferwagen o reparto, Volkswagen llegó a ofrecer hasta 130 variantes distintas: pick up, ambulancia, bomberos, estafeta de correos y un sinfín de versiones que acabaron por convertirse en un icono en los países europeos y también cruzaron el charco para venderse en muchos países tanto del norte como del sur de América.

Ver el original…

Anuncios